CAMAGÜEY: UNA CIUDAD PARA QUEDARSE

Una de las tantas leyendas de esta ciudad próxima a cumplir el medio milenio de fundada,  afirma que quien bebe agua aquí, aquí se queda.

Esa “agua”, a la que se refiere la tradición oral es “agua de tinajón”   una vasija de barro cocido que los artesanos locales rediseñaron hace siglos, tomando como modelo las que venían de España con aceites y otras mercancías.

El tinajón es un personaje protagónico de Camagüey, tanto es así, que a fuerza de posar en patios, parques, jardines, alamedas y en los más insospechados lugares, ha servido de motivo para que a esta ciudad se le llame “la ciudad de los tinajones”

Antiguamente y aún en muchas casas, esos recipientes de arcilla moldeada y horneada,  eran empleados para guardar el agua, recolectada mediante canales, que bajaba de los tejados en los nutridos aguaceros de la primavera cubana.

Ese vital líquido adquiría,  a la sombra de las enredaderas y los árboles de los patios interiores de viviendas y edificios civiles, militares y religiosos, una frescura particular,  capaz de lidiar con la ardorosa sed a que conducen los veraniegos días en esta tierra.

Más allá de lo que dice la leyenda, la realidad confirma que muchos de los que vinieron como visitantes fugaces, fueron tocados por la magia de los incontables encantos de la ciudad y de sus habitantes, y se quedaron.

Fundada en 1514, tuvo su primer asentamiento en la norteña Bahía de Nuevitas, bajo el título de  Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, pero luego,  por razones prácticas, fue trasladada tierra adentro, en dos ocasiones, hasta su actual ubicación mediterránea.

La situación geográfica de aquella villa, hoy Camagüey,  en el centro de la mayor llanura del país, abrazada por dos ríos y con temperaturas medias de 24 grados centígrados,  dan a su paisaje particularidades que lo distinguen del resto de las ciudades  cubanas.

A lo anterior se unen los aires coloniales que priman en sus calles, callejones, plazas, iglesias, edificios públicos, sus casas de grandes portales con enrejadas puertas y ventanas, que adornadas por el paso de los años, son una experiencia irrepetible.

Otros atractivos camagüeyanos son: una gran riqueza histórica, avalada por incontables acontecimientos fundamentales para la independencia cubana y su condición de cuna de  venerables próceres, entre los que sobresale el Mayor General Ignacio Agramonte (1841-1873)

La respetuosa hospitalidad de los hijos del Camagüey, gente educada y con un alto sentido de pertenencia, su patrimonio cultural donde se inscriben literatos como Gertrudis Gómez de Avellaneda o Nicolás Guillén, músicos como Jorge González Allué, o pintores como Fidelio Ponce, añaden razones para la admiración.

Tertulias de poetas, casa de la trova, compañías de ballet y de danza, numerosos grupos de música clásica y popular, artesanos artistas, pintores, galerías, teatros y una gama de expresiones culturales que desborda las expectativas, son también motivos del buen nombre de la ciudad.

A los tesoros arquitectónicos, históricos y culturales que forman el acerbo de esta ciudad se suman los miles de intelectuales, profesionales de todo tipo y gente simple que ama y se hace amar cada día

Por todo ello y volviendo a la leyenda, habría que preguntarse si lo de “agua de tinajón”  es sólo un poético eufemismo, para referirse a los seductores efectos que sobre el viajero ejercen el inefable encanto de esta ya casi pentacentenaria ciudad, y su maravilloso pueblo.

Tomado del libro “Crónicas camagüeyanas” de Sergio Morales Vera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: