Archive for 30 marzo 2012

VIVENCIA

 

                                                       Conocí de la muerte, gracias a mi vecina:

                                                       la señora Panchita, resbaló en la cocina,

                                                       tropezó con sus años y con sus desaliños;

                                                        mis hermanos mayores todavía eran niños.

                                                       En el primer momento no creí fuera en serio,

                                                        pero después la vida me descifró el misterio

                                                        y entre los rostros tristes y la solemnidad

                                                        aprendí que la muerte, no sólo era verdad,

                                                        sino que transitaba por los mismos caminos

                                                       que transitamos todos, incluso mis vecinos.

                                                      ¡Quién hubiera podido  mantener la ignorancia

                                                        y conservar ilesa para siempre mi infancia!

                                                        Pero aquél accidente de la buena Panchita,

                                                       Me enseñó que la muerte a mi lado transita,

                                                       y tan sólo se trata de errar un paso, y basta,

                                                        para que la bandera se nos caiga del asta.

De mi libro: Romances y otras rimas

Anuncios

COMO UNA NUBE

Una mañana e septiembre tuve

tu boca iluminada por mis besos:

cruzaste sobre mí como una nube,

un nimbo de lujurias y de excesos.

En la premura del placer no tuve

otra razón que recorrerte a besos,

y te fuiste de mí, como una nube,

vacía tras lloverme tus excesos.

¡Quien pudiera volver al aguacero

de sublimes caricias que nos dimos,

encontrar otra vez el punto cero

en donde sexualmente coincidimos!

¡Quien pudiera, por Dios, ay quien pudiera

saber si fue real esa quimera!

Del libro “Entre rejas”

Autor: Sergio Morales Vera

CASTILLOS DE ARENA

Hagamos del amor

un castillo de arena

para reconstruirlo cada día

a una hora diferente.

Todo está condenado

a desaparecer,

sin embargo,

creo en Romeo y Julieta

y creo en ti.

Del libro Intimos vitrales.

Autor: Sergio Morales Vera

DESIERTO Y SIN OLERTE

                                                                 Amanecí desierto y sin olerte:

                                                                 anoche me acosté con tu mirada.

                                                                 mi ajado corazón hacia la nada,

                                                                 sitiado y sin derecho a poseerte.

 

                                                                 Sin ti la madrugada pasó inerte,

                                                                 estabas cerca y lejos de mi almohada

                                                                 y como no sabía que soñaba

                                                                soñé que en realidad iba a tenerte.

 

                                                               Esta mañana, cuando vuelvo a verte,

                                                               con el inoportuno traje de la prisa,

                                                               un lunes trece me bloquea la suerte

 

                                                               y la nostalgia ya se me improvisa

                                                               en la esperanza de volver a verte

                                                               para oler y tocarte la sonrisa.

Tomado del libro:”Entre rejas

Autor: Sergio Morales Vera