Junio

                                                        Junio deja el espacio que le anduve,

                                                         cruza con su penumbra iluminada,

más allá de mis dudas, deja nada,

apenas sólo el rastro de una nube.

 

A lo largo de junio sólo tuve

una fe de metáfora extraviada,

imagen reincidente y mal labrada,

frágil como el capricho de un querube.

 

Ya junio es una cola de lagarto

quebrada de andar tanto por el medio,

culebreando ante mí sin más remedio,

 

casi con la premura de un infarto,

sin llegar a la cumbre ni al abismo,

sin levantar su voz, sin heroísmo.

                                                Del cuaderno “Poemas de viernes”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: