NOMBRES CURIOSOS DE LA GEOGRAFÍA CUBANA.

Quien realice un breve recorrido por la geografía cubana,  podrá comprobar con asombro que en ella abundan nombres de muy disímiles procedencias: de la fauna, la flora, la historia, la religión, el buen humor, la fuerza de la costumbre y que hasta los hay inclasificables.

Entre los poblados, ciudades y sitios diversos cuya denominación deriva del reino animal un viajero curioso puede encontrar muchos que tomaron su nombre de las aves: Las Auras, Los Patos, El Sijú, Perico, La Gallina, Canario, Las grullas y Rincón del gallo, son ejemplos.

En esa lista abundan los que coinciden con los de algunos mamíferos o términos afines a ellos, tal es el caso de: Las Chivas, Manatí, La Mula, Los Puercos,  Guamo, El Zorral, El Toro, Almiquí, Leones, Los Murciélagos Verracos; Cayo Ratones, Bahía Perro, Ojo de Toro, Cabeza de Vaca, La Perrera y El Cuero

También los llamados cual insectos: Alacranes, Guasazas, La Mosca, La Hormiga, Moscones, Mariposa y El Cocuyo,  y como peces o reptiles: El Majá, La Majasera, Jicotea, Tortugas, Camarones, Anguila, Caimana y Cocodrilo.

Y a propósito de reptiles, aunque la Isla de Cuba no ostenta oficialmente el nombre de Caimán, no hay dudas de que su imagen en el mapa se asemeja  mucho a uno de ellos, por lo demás verde, debido a que prácticamente durante todo el año permanece tapizada de ese color  por su fértil naturaleza.

Vale también recordar que El Poeta Nacional cubano, Nicolás Guillén,  seducido por la apariencia de la Mayor de las Antillas, creó una imagen en la que concede más énfasis al color predominante que a la forma y la llamó “verde lagarto verde”.

La rica flora local refleja su diversidad en este geográfico compendio en locaciones como, El Naranjo, Cupey, El Coco, Boniato,  Boniatico, Los Ñames, Limonar, La Yagruma, La Ceiba, La Palma, Guayabo. El Plátano, Tamarindo, Majagua, El Cedro, El Mamey, El Mango, Júcaro, Aguacate, Margaritas y varios más.

Muchos pueblos a lo largo y ancho de este país llevan los nombres de ilustres próceres, entre ellos cito algunos de los más notorios, José Martí, Héroe Nacional de Cuba, Carlos Manuel de Céspedes, Padre de La Patria, y Antonio Maceo e Ignacio Agramonte, relevantes figuras de las guerras independentistas.

Se incluyen en este panorama poblados homónimos a países, fundamentalmente latinoamericanos: Guatemala, Perú, Colombia, Venezuela, Panamá, Costa Rica, Argentina, Brasil…, de otros continentes: Filipinas, Australia y Corea o personalidades como Colón y George Washintong. 

No menos prolíferos son los nombres de santos, que sin discriminación de género van desde Catalina, Rita, María, Fe, Rosa, Isabel y Clara, junto Agustín, Lorenzo, José, Domingo, Rafael y Pedro, hasta sumar casi medio santoral.

En este imaginario tránsito por la geografía insular cubana, las creencias religiosas dejaron su huella en: El Jigüe, Providencia, La Caridad, Redención, Los Ángeles, El Rosario, Las Ánimas, Dios Ayuda, Palo del Diablo, La Magdalena, La Purísima, Piedad,  Paraíso y La Gloria.

Y como de contradicciones está lleno este mundo, estas no podían estar ausentes en este asunto geográfico y por eso hallamos lo mismo Campo Florido que Palo Seco, Pozo Seco y  Ojo de Agua, Madruga y Mala Noche, La Bajada y La Sierra, Morón y Rancho Veloz, La Dolorita y La Alegría, Arroyo Blanco y Pozo Prieto, La Soledad y Cuatro Compañeros.

Existen sitios cuyos nombres parecen ser una invitación a visitarlos, qué sino sucede con: Las Delicias, Bombón Norte, El Descanso, La esperanza, Vista alegre,  Vista Hermosa,  Vista Bella, Buena Vista, Remedios, Laboriosidad, La Fama, Alta Gracia, La Felicidad, La Paz, La Victoria y Buenaventura,

En algunos casos pareció primar alguna predisposición a las matemáticas, esto ocurre en, Dos Palmas, Dos Hermanas, Dos amigos,  María Tres, El Nueve, Número Quince, Cienfuegos, El Triángulo y en otros se impuso el gusto por las joyas: La Sortija, La Prenda, Esmeralda, El Rubí y La Perla.

Finalmente  los hay de muy difícil clasificación: Gurugú, Sipiabo, Jarahueca, Maragabomba, Bolondrón, Güira de Melena, Melena del Sur, Corral Nuevo, Mata Abajo, Esquina de Ponce, El Iris, Suspiro, La Jaula, La Tumba y  Pisa Bonito.

Cabe concluir que aquí se cumple aquello de que “para gustos se han hecho los colores”, aunque si bien es cierto que resulta imaginativo este inventario, hay algunos casos que se las traen, si de definir el gentilicio de sus habitantes se tratara.

De “Amenidades”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: