Archive for the ‘Sin categoría’ Category

Duda

a

Aquí tengo para usted,

entre mis labios guardado,

un beso que se ha quedado 

sin poder calmar su sed.

Es un náufrago a merced

del agua que no le llega,

y hundido en la trampa ciega

de la sed aún no saciada

se pregunta: ¿será nada,

o mucho lo que se niega? 

De mi libro Íntimos Vitrales Editorial Ácana 2006

Anuncios

AZUL

Todo empieza en el mar:
el planeta es azul,
de tanto mar,
el cielo se ve azul,
de tanto mar;
el amor es azul,
de tanto amar.

De mi libro en prepración “Oficio de náufrafo”

lunes

Los lunes son como un dolor de muelas
descalifican al fin de la semana,
son como despertarse una mañana
y ser un barco que perdió sus velas.

Los lunes están llenos de secuelas,
sordos, cuando repica una campana:
es un día que cierra la ventana
cuando a la luz del día te develas.

Un sabor agridulce invade el gusto
de lo que desayunas con premura,
se anuda a la garganta como un susto;

o como una visita inoportuna
como nadie o quizás, como ninguna
cuando el reloj parece que se apura

ALÉGRATE

Alégrate de que existe
alguien que lleva tu nombre,
y la luz del sol alfombre
el camino que escogiste.
Que tu corazón insiste
para entregarte el placer
simple de mirar llover
o de tomar un café:
alégrate siempre de
haber nacido mujer.

Del libro “Silencios con luna”

VOZ PROPIA

Soy el verso en el papel,
en busca de una voz propia,
y aunque soy sólo una copia,
intento ser la más fiel,
soy copia de todo aquél
que algo auténtico me ha dado,
suelo andar equivocado
porque suelo ser sincero,
he vivido sin dinero,
sin amor, no lo he logrado.

Vivir es echar raíz
en el surco de una roca,
cordura que se desboca
una mañana feliz,
es cruzar por el tamiz
desleal del egoísmo,
es alzarse del abismo
con fortaleza bastante
para tornar en gigante
la pequeñez de uno mismo.
 

CARTA PARA NINGÚN BUZÓN

(Por el día de San Valentín. Feb de 2016)
Mejor que hablar mucho es amarse en silencio. Renunciar a las palabras: las manos y la lengua ejercen un idioma dulce, sin contradicciones ni espejismos.
No todo es desnudarse, es bueno a veces amarse a distancia, conocer a la pareja de memoria y eso aseguraría el placer secreto.
Todos somos la acumulación de un desastre, pero también cierta calidad de amor; el sexo no es una limosna, no hay por qué ser como un insecto que deba arrastrarse por las paredes de otra vida.
Amar no es una ofensa, ni una falta de autoestima, es una enfermedad maligna, una encrucijada fatal cuando uno sabe qué hacer con su propia vida.
Todo corazón soberbio debe ser capaz de sobrevivir al desamor, pero ¿Por qué no amarse tan desnudos con la más íntima poesía?
La vida sin amor es una desvergüenza, un acto de cobardía. De lo contrario hay que conformarse con el olor a despedida, con no encontrar unos ojos desnudos, y aceptar el silencio desclasificado, mientras se va por la vida sin asombro y sin luz.
Nada será mínimo, ni estará perdido, si el amor es una presencia aferrada, se sostiene, gira, golpea a la rutina con su intangible silueta, AUNQUE al pronunciar un nombre, no haya más remedio que archivarlo en la memoria en un placer perdido, o en un poema trunco.